Emprendí este viaje con mucha emoción, Coahuila y en específico Cuatro Ciénegas era un destino que no quería aplazar más, había leído sobre este lugar y me había topado con fotografías impresionantes de paisajes naturales espectaculares que necesitaba ver con mis propios ojos.

El pueblo

Llegar al pueblo mágico de Cuatro Ciénegas fue toda una experiencia sensorial, observar sus calles simétricas de casas de una sola planta, muy coloridas todas y percibir esa sensación de estar en un pueblo del desierto fue sumamente inspirador.

.

   

 

 

 

 

 

Eran las 9am cuando llegamos al centro del pueblo, mi hermana y yo comenzamos a explorar un poco, no veíamos mucho movimiento de los locales a esa hora, sin embargo comenzaban a llegar varios autobuses de turistas.

Decidimos ir a la iglesia de San José que es la más importante del lugar conde admiramos su arquitectura que es muy diferente a la que estamos acostumbradas en el centro de México, con fachadas de piedra y poca ornamentación, su interior es sencillo. 

Frente a la iglesia se encuentra la plaza principal que es bastante amplia, lo primero que vimos fue una estatua de Venustiano Carranza quien fue presidente de la república y fue originario de este lindo pueblo.

Al centro de la plaza hay un kiosco y a sus costados algunas tienditas y una oficina de información turística (aun sobre la plaza), los negocios que la circundan son pequeñas tiendas de abarrotes, de ropa, artesanías y algunos restaurantes. 

Continuamos paseando por sus calles y llegamos al museo de Venustiano Carranza, no tiene costo la entrada únicamente se pide una cooperación voluntaria, el recorrido es guiado, lo que lo hace sumamente interesante.

Dentro del museo la guía narró cómo fue la vida de Venustiano, cómo se vivía en aquella época, quienes conformaron su familia y su historia en la política del país, sin duda un sitio de gran relevancia en este lindo pueblo.

Inicia el recorrido en medio del desierto

Después del desayuno (que por cierto hay un post especial para hablar de la comida de cuatro Ciénegas), emprendimos el viaje para conocer sus increíbles espacios naturales, el recorrido que nosotros realizamos constó de 4 puntos de interés: visita a las especies endémicas, dunas de yeso, minas de mármol y por último poza azul.

Para iniciar el recorrido nuestro guía nos explicó un poco sobre los orígenes geográficos de este lugar, el cuál está rodeado por sierras, que son uno de los factores más importantes que han dado origen a la diversidad que hay en Cuatro Ciénegas, según los estudios se ha determinado que al centro de estas sierras hace miles de años se encontraba el mar de Tetis, el cual se fue evaporando y filtrando hasta desaparecer casi por completo, dejando solo muestras de su existencia en los cuerpos de agua que hay en la región (más de 500 entre pozas, ríos etc.)

Especies endémicas

 Visitamos un poza donde habita un tipo pez endémico y la tortuga de bisagra que también es única en México. Nuestro guía nos hablo de la importancia de conservar estas especies pues cada vez son menos y especialmente en el caso de las tortugas cada vez se ven con mayor dificultad.  

Dunas de Yeso

Al ir en carretera comencé a notar algo interesante, se empezaba a ver un espacio blanco en medio de todo, tan blanco como si fuera un espacio nevado, eran las dunas de Yeso. Un lugar muy especial en México que se formó a partir de que el mar de Tetis desapareciera y su composición es 90% pura, tanto que fue uno de los materiales predilectos de la empresa Interceramic que es reconocida por fabricar pisos y azulejos, actualmente ya no se extrae yeso pues es un área protegida, exclusiva para realizar turismo.

Nuestro guía nos hizo la recomendación de quitarnos los zapatos y caminar, disfrutando de la sensación y permitiendo que el yeso actúe como exfoliante natural en nuestros pies.

Es una experiencia magnifica, muy relajante, donde te puedes conectar con la naturaleza fácilmente y admirar su belleza, sentir la suavidad de la “arena” que a pesar del sol, no se calienta y que al excavar un poco se siente húmeda y fresca.

Hay una estructura natural al centro de este bello espacio que se ha formado con los años y a la cual se puede subir con la única restricción de no usar los zapatos pues su composición es como de un terrón de azúcar que no resistiría la friccion agresiva de las suelas. 

En este hermoso lugar pudimos observar formas muy interesantes en las nubes, pues al estar rodeados de sierras, el aire entra con fuerza desde distintas direcciones, que pueden generar corrientes muy fuertes, ese día el viento giraba moldeando las nubes en formas circulares.

Minas de mármol

Las minas de mármol se ha convertido en un lugar perfecto para realizar fotografías, pues su estructura, formas, contrastes y juego de luces lo convierten en un set de fotografía natural, muy bello.

Nuestro guía nos relató que en ese lugar se realizaba extracción de mármol hasta el momento en que el material dejó de ser de calidad y lo convirtieron en un atractivo meramente turístico cuyo encato es espectacular.

Poza Azul

Finalmente llegó el momento de visitar la poza azul, que es el cuerpo de agua más representativo de Cuatro Ciénegas por su inigualable belleza y la peculiaridad de su estructura y composición.

En lo personal me sentía muy emocionada de poder ver esta maravilla natural de México con mis propios ojos, pues las tonalidades del agua son únicas y demasiado hermosas. Al estar frente a esta poza mi impresión no fue menor pues la realidad supera a la fotografía, este es sin duda un lugar que no pueden dejar de visitar si están recorriendo el noreste mexicano.

Una vez más nuestro guía nos dejó con la boca abierta al compartirnos que la coloración del agua se debe a que en el fondo hay presencia de distintos minerales que con los procesos naturales de oxidación logra que el agua tome estas tonalidades.

Además comenta que se ven dos espacios más profundo ya que en el primero (el más grande) es por donde al agua emerge y el más pequeño es por donde el agua se vuelve a filtrar bajo la tierra para salir en otro lugar, recordándonos que este es un terreno donde el mar existió y sigue presente pero de una manera distinta, por lo tanto también la composición del agua es singular donde un porcentaje es salado y otro dulce, sin olvidar el porcentaje de minerales que también están presentes.

Finalmente

De cuatro Ciénegas me llevo muchísimos aprendizajes, sobre todo a cerca del respeto y cuidado al medio ambiente.

Cómo valorarlo, cuidarlo y sobre todo protegerlo; sin llegar a hacerlo exclusivo para unos cuantos si no que presentarlo al mundo con ese cariño y amor de los locales, que reconocen en estos increíbles lugares un tesoro como ningún otro en el mundo.

Debo decir que hay bastante presencia del turismo nacional y extranjero en esta zona, claro que no es para menos, y por supuesto que me da mucho gusto que en este pueblo mágico estén aprovechando su riqueza cultural y natural para verdaderamente generar empleos entre los locales y hacer de su región un referente turístico nacional.

Y ustedes viajeros inquietos ya conocen este sin igual pueblo Mágico???

Los invito a leer el post de ruta gastronómica en Cuatro Ciénegas.

No olviden suscribirse para no perder detalle y nos leemos en la próxima.

¡Que la inquietud viajera los acompañe!

 

 

 

 


12 commentarios

Fernando · marzo 28, 2018 a las 2:45 pm

Que sitios más bonitos! las dunas de yeso son una pasada. Un saludo

    Anni/admin · marzo 28, 2018 a las 7:13 pm

    realmente increíbles, saludos

ZxM · marzo 28, 2018 a las 11:05 pm

Cuatrociénegas sí es un lugar increíble. También se puede visitar el río Los Mezquites para nadar un rato.

    Anni/admin · marzo 29, 2018 a las 12:14 am

    Genial, un lugar en mi lista para la próxima vez que lo visite.

Maruxaina Bóveda · marzo 29, 2018 a las 10:24 am

No había escuchado nada sobre este lugar y me ha encantado. Las minas de marmol, todo lo que nos has mostrado me parece que bien merece una visita.
Un saludo!

    Anni/admin · abril 9, 2018 a las 6:36 pm

    Es fabuloso sin duda!! 😀

Cómete el Mundo · marzo 29, 2018 a las 1:30 pm

Desconocía totalmente el lugar y me he quedado fascinado con las imágenes. Unos lugares muy cautivadores para la vista, habrá que visitarlo!

¡Un saludo!

    Anni/admin · abril 9, 2018 a las 6:37 pm

    Son lugares impresionantes y naturales!! es increíble su belleza

Jordi · marzo 29, 2018 a las 8:06 pm

Jamás había oído hablar de este lugar y que todo lo que escapa de las ciudades coloniales o las rutas mayas es muy desconocido aquí. Muy variado el paisaje pero lo que más necha gustado son las dunas de yeso.

    Anni/admin · abril 9, 2018 a las 6:40 pm

    Entiendo que por la complejidad de emprender un viaje intercontinental estos destinos queden ocultos, pero me alegra que esta se una forma de expandir horizontes a través de la lectura y la fotografía. Saludos

Ezequiel · abril 6, 2018 a las 8:16 pm

Wauw, que mezcla extraña ese lugar, y qué precioso es! Lo anoto en mi lista de lugares por conocer! Gracias por compartir este destino increíble!!

    Anni/admin · abril 9, 2018 a las 6:40 pm

    Ha sido todo un placer 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y e contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

error: Content is protected !!